Welcome

Only Oneshot's about TH {Torg, Biorg, Twc, GxG, Normal}

Esto es sólo entre tu y yo

sábado, 28 de enero de 2012






Categorias: Slash
Personajes: Bill, Georg, Tom
Advertencias: Lemon, Lenguaje Explícito
Género: Romántico
Pareja Principal: Tom - Georg



Georg ha vivido el sentimiento de un amor prohibido hacia el hermano gemelo de su mejor amigo, pero apartir de esa noche, ese amor sale a flote.



Día nublado y fresco, Bill iba a visitar a su mejor amigo Georg. Pero el pequeño Kaulitz no iba sólo, lo acompañaba su hermano gemelo Tom, quien de mala gana, accedió ir y todo porque estaba aburrido en casa.
-¡Georg! –Saludó el pelinegro dándole un fuerte abrazo.
-Bill –Sonrió y se despegó de su amigo- Pasa, pasa –Le dijo ansioso y al ver que su amigo no estaba solo, su sonrisa, se desvaneció- Hola Tom –Saludó por lo bajo.
-Hola –Contestó de mala gana.
-Y ehm… ¿Pasamos? –Preguntó Bill tratando de romper el hielo.
-Oh, si… Adelante –Reaccionó torpemente Georg y dejó que los dos hermanos entraran.
Una tarde de cerveza, música, cigarrillos y ¿Por qué no? Películas, fue lo que vivieron estos tres ‘amigos’ o al menos, dos de ellos lo eran.
Ya era momento de irse. Georg acompañaba a sus invitados de honor hacia la puerta principal, pero uno de ellos se detuvo al ver una hermosa Gibson colgada en la pared de la sala.
-Esa guitarra… ¿Es tuya? –Preguntó el de rastas esbozando una enorme sonrisa de admiración.
-¿Qué? –Preguntó confundido y miró hacia donde señalaba su amigo- Ah, no, es de mi padre… yo toco el bajo. –Tom, al escucharlo decir eso, volteó a verlo con un brillo en sus ojos.
-¿Enserio? –Él chico de cabello largo asintió- ¿Qué te parece si un día vengo y tocamos un rato? –Georg se exaltó al escucharlo decir eso ¿Tocar con Tom? ¿Juntos? ¿Solos? - ¿Y bien? –Preguntó encarnando una ceja.
-Eso… eso estaría bien –Respondió parpadeando varias veces para volver en sí. Tom sonrió satisfactoriamente, al fin había logrado lo que quería.
-Bien Georg, gracias por invitarnos ¡Nos vemos luego! –Se despidió Bill. Tom solo volteó a verlo y entrecerró sus ojos.
-Si, nos vemos luego –Dijo el de rastas para así, dejarlo solo en su casa.
-Mierda –Murmuró Georg recargando su frente sobre la pesada puerta de madera. Le gustaba, realmente le gustaba aquel chico de rastas. Pero sabía que ese amor era imposible: Georg tenía novia, Tom era un mujeriego y sobre todo, el hermano gemelo de su mejor amigo ¿Algo peor? Así, él ¡es un hombre! ¿Cómo, el gran macho Georg Listing, le puede gustar un hombre? ¿Cómo ese pequeño prepotente se logró meter en su corazón? ¿Cómo?
Ya eran las 8 & media de la noche y Georg se encontraba en su habitación viendo la televisión. Trataba de matar tiempo ya que a las 11 en punto llegaría su novia.
El timbre se dejó escuchar y eso desconcertó al bajista ¿Leah? ¿Acaso era ella? Bajó lo más rápido las escaleras para así, no hacer esperar a su novia. Cuando abrió la puerta, su corazón se le quiso salir del pecho. No era ella, era alguien mejor… mucho mejor. Él tenía una mano en su bolsillo del enorme pantalón y su otra mano sostenía su más preciada guitarra.
-Tom –Murmuró anonado.
-Hola –Saludó y levantó su guitarra- ¿Puedo pasar?
-Ah… pues –No, no podía estaba esperando a su novia Leah. Esperen ¿Quién mierda es Leah?- Claro –Sonrió abriendo en su totalidad aquella puerta. Tom le sonrió como agradecimiento.
-¿Y qué es lo que hacías? –Preguntó curioso.
-Nada realmente –Respondió encogiéndose de hombros.
-Entonces ¿No llegue en mal momento? –Sí, su maldita novia vendría.
-No, para nada –Sonrió. Tom sacó la guitarra de su protección y volteó a ver al bajista.
-¿Listo para tocar?
-Voy por mi bajo –Respondió corriendo hacia su cuarto.
Si, eso sonaba bien. Los dos hacían un equipo perfecto: tocaban sus instrumentos como si fuesen unos dioses, con energía y pasión.
Tom quería tocar más y no, no se refería su guitarra. El quería tocar el ‘bajo’ de Georg ¿Pero como acercársele? Ya dio un paso: está con él, solo y vino con el pretexto de querer tocar unas canciones, ese plan había funcionado. Y ahora ¿Cuál era el siguiente paso?
-Eso sonó excelente–Dijo Georg satisfecho.
-Maravilloso diría yo –Corrigió Tom
-¿Quieres una cerveza? –Preguntó al sentir la incómoda mirada del guitarrista sobre él.
-Sí -Al escuchar su respuesta se levantó rápidamente y fue hacia la cocina. Tomó las dos latas de cerveza y las abrió. Estaba nervioso, su pulso no le funcionaba bien. Jamás pensó estar sólo con el chico que lo traía loco desde hace un año.
Tomó los vasos y se giró bruscamente, no contaba con que Tom estuviese ahí.
-Lo-lo siento –Tartamudeó avergonzado tras haberle tirado la cerveza encima.
-No te preocupes –Le contestó agitando su camiseta.
-Que… ¿Qué haces? –Preguntó con dificultad.
-Me quito la playera –Respondió deshaciéndose de ella como un trapo viejo.
Las mejillas de Georg ardieron de inmediato al ver el torso desnudo del de rastas. Lo deseaba, lo deseaba con toda su maldita alma. Tom se percató que tenía toda la atención de Georg sobre su cuerpo, al parecer, había dado el otro paso sin darse cuenta.
-¿Pasa algo Georg? –Preguntó encarnando una ceja.
-Sí –Respondió agitado- Pasa que me encantas, que me tienes loco Kaulitz, quiero tu cuerpo, me quiero comer tu boca, quiero escucharte gemir mi nombre entre orgasmos que deseo provocarte. Pasa, que quiero hacerte mío.
-¿Y qué esperas para hacerlo?
-… Que me ruegues.
El guitarrista esbozó una sonrisa maliciosa y en medio parpadeo, sus labios se encontraban unidos con los de Georg mientras que una marea de pasión invadía sus respectivos cuerpos.
Georg, como lo había dicho antes, devoraba los labios de Tom con tanto deseo que hizo que su entrepierna despertara. El guitarrista se aferró fuertemente a él rozando con furia sus erecciones. Georg soltó la boca de éste y los dos tomaron una bocanada de aire. Los dos se arrancaron los pantalones con desesperación y de paso, se deshicieron de los innecesarios bóxers.
El bajista acariciaba el cuerpo de Tom: cada musculo, línea, curva, iban a ser de él esta noche. El de rastas se lanzó al cuello de Georg succionando cada zona que se le fuese posible bajando peligrosamente al miembro que pedía ser tocado.
-Ah… Tom –Gimió al sentir su lengua traviesa en la punta de su pene- No… no lo hagas–Suplicó ¿A quién quería engañar? Quería que lo succionara ya.
Su lengua dejó de hacer su trabajo para así, darle paso a la boca. Introdujo el miembro de Georg lentamente, para Tom, era un dulce que merecía ser saboreado tranquilamente, disfrutarlo. Pero al parecer, Georg no quería eso, no, él quería sentir más placer. Tomó la cabeza del guitarrista con delicadeza incitándolo a ir más rápido y el de rastas obedeció.
Succionaba con más rapidez. La fragancia de Georg estaba impregnada en su boca, disfrutaba su sabor y antes de que el bajista soltara su semilla, Tom se separó y le susurró a su oído:
-Córrete en mí, por favor –Le rogó. Georg sonrió victorioso. Tomó sus rastas y lo jaló hacia atrás bruscamente.
-Así me gusta –Su lengua envenenó completamente el cuello de Tom y se introdujo en su boca, besándolo así, nuevamente.
Tomó el rostro de su guitarrista y fue caminando hacia él acorralándolo contra la pared. Los dos sonrieron, ya sabían exactamente lo que iba a ocurrir.
Georg giró a Tom y éste recargó su frente en la fría pared sintiendo los dedos de su amado bajista introducirse en su entrada dilatándola poco a poco.
-Mierda… ¡Métemela ya! –Ordenó entre gemidos ¿Y Georg que hizo? Acceder a esa orden- Ah… si, mmh, más rápido, más, más, más –Pedía Tom casi a gritos y Georg se lo daba. Las embestidas eran cada vez más rápidas.
Gemidos, jadeos, respiración. Era lo único que se escuchaba en aquella habitación. Solo esas cuatro paredes estaban siendo testigos de ese amor loco y prohibido.
Eran las 10:45 pm, Leah, buscaba un lugar para aparcar su coche y así ver a su queridísimo novio quien por nada en el mundo la engañaría con otra mujer, pero ¿qué tal con un hombre?
Georg tomó el miembro de Tom con su mano y comenzaba a masturbarlo con fuerza, el de rastas no lo dejó solo en ese trabajo, él también tomó su miembro y lo movía rápidamente.
-Ah… córrete –Le suplicó Tom
-Espera –Le ordenó ronco, quería disfrutarlo lo más que podía. Gemidos más fuertes, era lo que se escuchaba en esa tranquila casa, Georg estaba a punto de llegar al orgasmo.
Leah activó la alarma a su coche y bajó de éste. Sus tacones se escucharon resonar por esa calle y antes de que pudiera llegar a la casa de su novio tropezó haciendo que uno de sus tacones se quebrara.
-Mierda –Maldijo por lo bajo.
-Georg… g…Georg… ¡Ahh! –El bajista se había corrido dentro de Tom y Tom se había corrido en las manos de Georg.
-Te amo –Le susurró a su oído. El de rastas se recargó en su hombro, estaba satisfecho.
-Yo también te amo.


‘Ding-Dong’ El ruidoso timbre había sonado….
-¡Georg! –Lo saludó feliz lanzándose sobre sus brazos.
-Hey, Leah –Rió, estaba contento.
-Y dime amor, ¿Qué es lo que hiciste hoy?
Georg se paralizó un momento y antes de cerrar la puerta, logró visualizar a su amado alejándose poco a poco de su casa. Un hilo de humo se dejó ver, Tom estaba fumando. Esbozó una enorme sonrisa al verlo, a partir de esa noche le pertenecía, Tom era de él.
Nadie nunca supo sobre ese afecto de amor, nadie nunca sabrá sobre las noches de aventuras que estaban por venir, nadie nunca sabrá sobre el amor que nos tenemos, nadie nunca sabrá sobre nuestro romance enfermo. No, nadie ¿Sabes por qué? Por qué eso es solo entre él & yo.-Vivir Leah, eso fue lo que hice, vivir –Y dicho esto, cerró la puerta.


*
Les juro que estoy muy nerviosa :| espero que les haya gustado la lectura & bueno lakhdalkdhakldg D: si, espero que les haya gustado :) Ya saben, aceptamos todo tipo de comentarios, todos son bienvenidos! Y gracias por darnos la opotunidad & leernos c: bueno, este es el primer one shot de la página... qué les pareció? :O
#ArlyGzz

1 comentarios:

Andrea wazowski ♥ dijo...

Se ve amigoshaaaaaaaaaa <3 :D me encanta el torg *-*

Publicar un comentario